HABLANDO DEL COLOR… WB, MIRED, CCT, CRI Y TLCI

In Blog, NOVEDADES by aluzine rentals

En el mundo de la imagen en movimiento hay cinco propiedades que manipulamos y conforman el resultado final que nuestros ojos ven. Estos cinco elementos son: el color, el brillo, la calidad de la luz y el movimiento. El control y uso de estos cinco representan el conocimiento requerido en un técnico de iluminación y dominar estas propiedades de la luz es lo que define a un buen director de fotografía.

EL COLOR

¿Pero qué es el color? Pues bien, el color es la INTERPRETACIÓN que hace nuestro cerebro de las diferentes longitudes de onda. Cuando hablamos de color en el uso de la luz podemos diferenciar: el uso técnico, a la hora de igualar la temperatura de color de las diferentes fuentes de luz y del balance de blancos de cámara, y el uso estético, a nivel de adición de color a las fuentes de luz como efecto o bien como simulación de fuentes reales.

EL BALANCE DE BLANCOS

Podemos definir la luz como una onda de radiación electromagnética. Estas ondas se miden en escalas de frecuencia dentro de un espectro electromagnético. El rango visible dentro de dicha escala lo conforman las longitudes de onda que oscilan desde los 380 a los 760 nanómetros.

Espectro-Electromagnético

Cuando todas estas longitudes de onda se juntan, conforman la llamada “luz blanca”. Sin embargo en esta luz “blanca” predominan diferentes colores debido a su determinado balance de ondas. Como ejemplo, la luz incandescente la podemos ver más naranja comparada con otras fuentes de luz como un HMI, más azulada.

2000px-Kelvin_Temperature_Chart.svg

Escala Kelvin con Equivalencias

El balance de color lo podemos determinar de dos maneras. Por una parte está el rango de colores que oscilan entre el azul y el naranja: La temperatura de color (White Balance).

Por otra parte encontramos el rango de colores entre el magenta y el verde.

MIDIENDO LA TEMPERATURA DE COLOR: GRADOS KELVIN

¿Y porqué usar una escala de temperatura (Kelvin) para medir el balance de color? La experiencia nos dice que cuando un cuerpo se calienta, este emite luz. Por eso los científicos en su momento decidieron teorizar sobre esto en base a un cuerpo negro perfecto. Cuando este cuerpo negro se calienta, emite luz. Cuando está un poco caliente la luz es roja, estaríamos al principio de la escala. Pero a medida que va aumentando su temperatura este color cambia a favor de tonos más azulados. Contra más aumenta la temperatura (Kelvin) más azul es la luz emitida.

PERO, hay que tener en cuenta que la temperatura de color no es una escala clasificada siempre de la misma manera. Una diferencia pequeña en una temperatura de color más baja es más notoria que una diferencia de temperatura en otra más alta.

Veamos como ejemplo una fuente de luz tungsteno a la que por la razón X le añadimos una fuente de luz día, una diferencia de color en ellas sería más importante para la luz de tungsteno que para la fuente de luz día: Cuanto más alta es la temperatura de color de una fuente, más grande tiene que ser la diferencia entre ellas para que sea notable.

Para poder compensarlo, se usa una escala llamada “MIRED”. El MIRED se usa para calcular cambios en la temperatura de color. Se obtiene dividiendo 1 millón entre la temperatura de color. Esta escala es más usable a nivel proporcional y nos sirve para usar filtros (estos vienen clasificados en dicha escala).

ANALIZANDO EL COLOR… EL ESPACIO DE COLOR

Un espacio de color es un sistema de interpretación del color. Para ello se usan diagramas de cromaticidad (CIE), un triángulo de color clasificado por las coordenadas X,Y que representa la completa gamut que tendría la percepción humana visual, es decir, las formas de onda visibles para el ojo humano.

En medio del diagrama encontramos la llamada “Curva de Plank”. Esta curva vendría a ser ese cuerpo negro del que antes hablábamos y que al calentarse emitía luz (y color), es decir, toda aquella fuente de luz que tiene un espectro de luz continuo.

PlanckianLocus

CIE 1931

Pero, ¿Que pasa cuando la fuente de luz no tiene un espectro de luz continuo? Tales fuentes de luz como HMI’s, Fluorescentes, LEDs, Neones, Haluros Mettálicos o Vapor de Mercurio (fuentes no incandescentes), también se les puede asignar una clasificación Kelvin – la llamada CCT (Temperatura de Color Correlacionada), es la aproximación más cercana a una fuente de luz incandescente.

Aún así, en fuentes de luz de espectro discontinuo, no sólo nos podemos fiar del CCT, sino que también de la desviación de color que éstas tienen. Si nos fijamos en la curva de Plank del diagrama, justo en el centro donde convergen los colores, veremos que arriba de ésta encontramos los valores positivos – colores verdes – y debajo los negativos – colores magenta. Estas son las predominancias- o desviaciones – que éstas fuentes de luz pueden tener. “Plus Green” y “Minus Green” son los geles usados para corregir esas predominancias.

cct

Escala Kelvin

Además del CCT, los fabricantes de fluorescentes, HMI’s y LED’s usan el término CRI.

CRI (Color Rendering Index) o Índice de Reproducción Cromático nos dice la calidad que tiene una fuente de luz a la hora de reproducir el color en una escala de 1 a 100 (la luz día sería 100). Para una reproducción Profesional del color nuestra fuente de luz debería oscilar entre los 90-100 CRI. Con un CRI a partir de 80 la clasificación podría ser Aceptable. Entre 60 y 80 encontraríamos una clasificación Moderada, y por debajo de los 60 sería Pobre.

 Pero… ¿Cómo podemos evaluar de forma científica la calidad de una fuente de luz? Con el espectroscopio. Un pequeño artilugio por el que miramos a través y delante de una fuente vemos su espectro electromagnético. Cuanto más suave es y menos saltos de color tiene en las diferentes longitudes de onda, se dice que esa fuente de luz tiene más calidad. – También más detalladamente con un espectrómetro.

Espectroscopio

Espectroscopio

Espectrómetro

Espectrómetro

Hasta el día de hoy, el CRI ha sido un índice básico para medir las cualidades de una fuente de luz, pero hoy en día para fuentes de luz LED y sensores CMOS está dejando de ser fiable.

DEL CRI AL TLCI

¿Porqué está dejando de ser fiable?

Teniendo en cuenta que el CRI se basa en el sistema de color de Munsell:

modelo-munsell-021

Sistema de Color de Munsell

Una representación del color en dos escalas: Una escala de grises (value) otra de color (hue). La combinación de estas dos escalas nos da como resultado la saturación del color o cromaticidad (chroma).

Pues bien, CRI ya no es suficiente. Tan sólo tiene en cuenta 8 colores básicos de la teoría de Munsell para realizar la clasificación y es relativo a la visión humana.

La EBU (Unión Europea de Cadenas de Difusión) ha desarrollado un nuevo sistema de medición, el TLCI o Índice de Consistencia para Cine y Televisión. Éste incluye longitudes de onda más largas y colores más saturados. Toma 24 colores de referencia y sobre estos hace diferentes operaciones matemáticas simulando lo que pueden ver una cámara de televisión o cine y en base a ello se le aplican una serie de valores. A mayor TLCI, mayor calidad y reproducción de color.

tlci

Clasificación TLCI

Los valores aquí varían del CRI. Por encima de 90 se clasificaría de manera Profesional, a partir de 85 sería Aceptable, por encima de 80 sería Moderado, y por debajo de 80 sería Pobre. La medición TLCI es más baja. La conclusión es, que para una misma lámpara los valores CRI y TLCI son diferentes.

Hasta aquí podemos añadir un poco de luz a estos conceptos. Y recordad, si alguien os pregunta cuál es vuestro color favorito…

rat

Dadles una longitud de onda en nanómetros!

 

 

 

El Equipo de Aluzine Rentals